Sígueme por mail

29 de abril de 2011

De Gallo de Gallinero a Gallina

Esta parte de mi vida, me parece algo extenso, por lo cual prefiero hacerlo en dos partes, dos hechos que sucedieron en una sola noche y que no tienen mucha correlación, por lo que entenderán que se debe hacer en dos partes, ¿es esto posible?. Sí.

DE GALLO DEL GALLINERO A GALLINA

El día de ayer (28 de Abril), me regresaba con dos amigas de la universidad en el micro, en la famosa Daewoo, ahora conocida como  Consorcio Vía, una de mis amigas me comentó que iba a irse a un matrimonio y que necesitaba urgentemente un vestido; mi otra amiga dijo que a ella le sobraban varios vestidos que compró para ir a los quinceañeros, después de hablar de vestidos y quinceañeros y de no llegar a ningún acuerdo sobre si mi amiga le prestaria a mi otra amigo algún vestido, es que recorde un evento en mi vida el cuál recuerdo con mucha nostalgía, vergüenza y cariño, ¿es eso posible?.

Transcurría el verano del 2002, yo aún tenía 13 años, dentro de poco cumpliría 14, era un chiquillo algo regordete, con muy poca calle, la verdad me la pasaba encerrado en la casa o solo salía con mis compañeros del colegio, no salía mucho con mis amigos del barrio, pero derrepente empezé a hacerlo. Comence a conocer a uno por uno, practicamente por segunda vez, porque de niños si nos conociamos. Entre el más sobresaltante del grupo se encontraba el famoso negro Eric, un jovén de raza negra, de todas maneras donde fuera llamaba la atención por su cabello ondulado parecido al de Carlos Vilchez, su color casi morado y sus fosas nazales anchas, algo parecido al "Negro Mama", bueno este chico, Eric, era muy diferente a mis demás amigos del barrio. Eric jugaba pelota con nosotros, era un buen jugador, aunque jamás soltaba la pelota, era picón y jamás daba un partido por perdido, después de jugar, cada uno se iba a su casa, se cambiaba y en las noches nos veiamos para hablar con las chicas del barrio; yo me ponía un polo y short debido al calor del verano, cosa similar hacían mis demás amigos, además con 14 años o 15 de promedio entre todo los del grupo, quién iba a ponerse algo más que un short. Pero, como siempre hay un distinto en el grupo, alguién tenía que ocupar ese lugar y, precisamente, ese lugar lo ocupaba Eric, venía con un pantalón de vestir, una camisa de cuadritos, el primer botón abierto en su pecho lampiño y encima de todo una cadena de Oro (eso creo), se vestía mismo "Jeta Jeta" Uribe. Bueno se acercaba a lo lejos con su caminada alzada, él era el Gallo del Gallinero, en este caso Gallinazo. Acaparaba la atención de las chicas, aunque ninguna le daba bola, él se le mandaba a cuanta flaca viera, las flacas del barrio lo querían nada más como un amigo y de ahí no pasaba, pero Eric, como era egoista, se metía en las conversaciones cuando tú estabas hablando con alguna chica. 

Bueno uno de esos días del verano, una de las chicas del barrio no dice que es el quinceañero de su prima y nos habían jugado cerca de 15 pases para ir a ese quinceañero, uno de mis amigos nos dice para ir, la verdad yo jamás había ido a un quinceañero, no sabía con qué se comía eso; Jesús, uno de los mayores del grupo me dijo: "Tú sólo ponte una camisa y un pantalón". Después quedamos en vernos a las 9 PM en la esquina de la casa, cuando llegue eramos cerca de 20 personas, ahora todos estabamos vestidos de una manera casual pero se nos veia elegantes, con lo cual  ninguno llamaba la atención más que los demás. Antes de ir al quinceañero, decidimos ir primero a una casa que supuestamente estaba embrujada, esa casa antes era un local en el cual se fabricaba y vendía ataudes; además quedaba muy cerca a nuestras casas, todos decidimos ir, pero Eric decía que no era buena idea, entonces Alfonso le dice: "Tú eres el gallo del gallinero, que dirían tus gallinas si te chupas". Eric contesto: "Yo no le tengo miedo a esas huevadas, para que alguién me asuste tiene que volver a nacer". Entonces los veinte fuimos, Eric, Jesús, yo y los demás. Al llegar a la casa embrujada, simplemente nos quedamos en la ventana, Jesús hablaba hacía adentro de la casa: "¿Hay alguién allí?, respóndeme. Yo veía que Eric estaba al fondo, algo asustado. Derrepente, Alfonso, al ver que estabamos como idiotas coge una piedra y me susurra: " Quédate Callado". Tiró la piedra a una calamina que estaba al costado de la casa embrujada, lo cual generó ruido, mis amigos al escuchar el ruido se fueron corriendo, al igual que yo con Alfonso para que ellos nos sospecharan que fuimos nosotros, luego de dos cuadras de corrida frenética, nos detuvimos, estabamos cerca al local del quinceañero, y empezamos a contarnos para dividir los pases, entonces notabamos que faltaba alguién, pero no nos acordabamos quién, al rato uno del grupo dice "Oe ¿el negro?". Jesús respondió: "Carajo, como jode ese negro, ahora si no lo encontramos no entra". En ese tiempo era muy dificil que chicos de nuestra edad tengan un celular, por lo cual la comunicación era un poco más dificil a lo que es ahora. Decidimos regresar a la casa embrujada y ver si Eric se encontraba por ahí, al regresar encontramos cerca a la pista un cuerpo tirado, al llegar encontramos el cuerpo de Eric tumbado en el piso, algo pálido, yo lo mire y dije: "Puta mare, encima este negro, se cae sobre un charco". Jesús me mira y me dice: "Eso no es agua, el negro maricón se ha meado".

Después de cachetearlo un buen rato despertó, lo ví y le dije: "Mira en lo que se ha convertido este gallo, en una gallina".

Tiempo después, el título del Gallo del Gallinero cambio de manos y pasó a mí, igual no había gallo de gallinero, había Gallinazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada